Pactar con el diablo

Miquel Alzamora
2 de febrero de 2024

Miquel Alzamora. Febrero 2024.

Siempre que me toca elegir entre cara o cruz suelo equivocarme. Me ocurre por ejemplo en el supermercado. Hago lo que hacemos todos. Al llegar a la zona de cajas llevo a cabo una visión general de la situación. Algo así como estudiar el terreno. Observo entonces una cola que parece desvanecerse rápido y elijo ese lugar y ese espacio de espera confiando en que haya sido una decisión acertada. Llego satisfecho y entero y entonces sucede. O hay que reiniciar el datáfono o a alguien se le ha olvidado pesar las manzanas y las peras y claro, la balanza está en la otra punta del establecimiento.

Y entonces la otra cola, la que era infinita y no la elegí porque podía pasarme ahí días y noches e incluso estaciones enteras, empieza a ir como un tiro. Es lo que sucede cuando te lo juegas todo a cara o cruz o te precipitas en las decisiones. Cuando depende de mí, siempre pienso dos veces o tres lo que tengo que hacer. O cuatro. El otro día fui a la revisión del dentista y tras una exploración minuciosa indicó que debían extraerme una muele sí o sí. Agarró la agenda el doctor en cuestión y me dijo: ‘Mañana tengo un hueco’. Le dije que no. Que esperara. Que yo no me precipito en según qué decisiones. Le dije eso de ir partido a partido y que necesitaba unos días de concentración. Giró la hoja y señaló la semana siguiente. ‘Aquí también tengo un hueco. El miércoles tarde’. Y entonces agarré le móvil y consulté el calendario de fútbol y le dije que tampoco, que era semana de Champions y que hay mucho en juego. Tras un resoplido, me contestó que eligiera yo día y hora y le dije que no podía someterme a esa presión, que ya hablaríamos.

Hay decisiones difíciles que no son a cara o cruz, pero que requieren de valor. Un valor que se presupone y del que evidentemente, carezco. Tal vez si Pedro Sánchez hubiera meditado bien lo que está haciendo y albergado el valor necesario para decir que no en su momento, no habría vendido su alma al diablo como lo ha hecho. Porque el diablo, siempre quiere cobrarse sus deudas.

El destripador junto a Drácula y a Stephen King

1888 El año de Jack se ha situado en el top 100 de los libros más vendidos en versión eBook en Amazon ocupando una posición cercana a grandes obras como la de Drácula de Bram Stoker o varias obras de Stephen King, sin querer compararme a ellos, nada más lejos de la...