El punto G

Miquel Alzamora
12 de noviembre de 2023

Noviembre 2023. Sucumbir a los misterios adictivos de los libros de César Pérez Gellida es humano. Inevitable. Necesario. La duda era si atreverse o no con la serie estrenada recientemente en Amazon Prime y descubrir o no, si mantenía el espíritu que el autor supo reflejar en el libro de forma magistral (Suma editorial). Se hace difícil escribir sin desvelar nada, ni de la obra de papel ni de su adaptación televisiva. Una máxima que me marco por el respeto a los lectores que no han leído el libro ni visualizado la serie y también por el trabajo del propio escritor, al que muchos de ustedes siguen descubriendo. Por todo ello debo hacer un esfuerzo para describir sin desvelar. A la pregunta de si es mejor la serie o el libro pienso sinceramente que cada soporte tiene su momento, su encanto y su propia personalidad. A título individual y no solo en este caso, siempre me quedo con la obra escrita. Supongo que por deformación profesional, pero también porque la palabra impresa tiene un magnetismo especial, pero no seré yo quien niegue ni mucho menos que la serie es magnífica. Todo en ella es magistral. La interpretación de los actores, la ambientación y sobre todo, y lo más difícil, el conseguir captar la esencia de la palabra escrita. La serie abraza de forma brillante el punto G, el punto Gellida. Si usted no ha leído el libro, le envidio. Porque si decide hacerlo no se arrepentirá. Es novela negra, negrísima, y si duda en ver o no la serie, deje de hacerlo y acomódese en el sofá. Eso sí. La devorará. No quede con nadie a corto plazo y no abra la puerta a desconocidos. Nunca.

Miquel Alzamora.

Falta compromiso

Una noche me echaron de un estadio porque cerraban el campo tras un partido del Mallorca, pero todavía me faltaban textos por mandar al periódico y el portátil necesitaba corriente eléctrica urgente así que me metí en el primer bar que encontré. Resulta que era un...

El abuelo de Heidi

Todavía hay seres humanos en el mundo que me preguntan si hay gol de oro en las prórrogas. Son de admirar. Son mis ídolos. Les envidio porque van por la vida con la ilusión de que existe el gol de oro, que era una de las pocas cosas modernas que me gustaban del fútbol...