Comerse artículos

Miquel Alzamora
10 de noviembre de 2022

Noviembre de 2022. Uno de los últimos viajes que hice fue a Valencia. Me tocó el partido en Mestalla. El Mallorca empezó perdiendo y terminó ganando, pero esto es otra historia que ahora, justo ahora, no viene al caso. Resulta que al regresar al hotel tuve que reservar un taxi para las 7 de la mañana del día siguiente, pero no había ningún vehículo a esa hora así que me marché antes, como a las 6 menos algo para tomar un avión a las nueve. Para que luego digan que en el periodismo deportivo no se madruga. Se celebraba un maratón y todo era muy complicado. Por lo que se ve muchos runners van en taxi.  Total, que me puse a leer el libro de Enrique Ballester ‘El fútbol no te da de comer’ y casi lo terminé a media mañana. Entre la espera, el retraso, el vuelo y el aterrizaje, me dio para más de medio libro. Después me quedé un rato más esperando la maleta hasta que me di cuenta de que no tenía maleta. En ocasiones hago el ridículo de esta manera. Total, que me levanté con dignidad y me marche poniendo cara de indignado como si me hubieran perdido la maleta. Me sentí como un futbolista que finge una lesión después de dejar pasar al delantero y encajar un gol. Ya me entienden. De los 87 artículos llegué prácticamente a los 60. A Enrique hay que leerle despacio para ir intercalando risas y ocurrencias, por eso no llegué al final. Libros del KO y Ballester lo han vuelto a hacer, han vuelto a publicar una retahíla de artículos que se leen casi como si fuera una novela. Son textos que no se leen, se comen. Si conocen a Ballester, léanlo. Si no lo conocen con más motivo deben hacerlo. Eso sí, crea adicción. Están avisados. Les dejo una foto. Mantel sobre mantel, podría titularse.

Miquel Alzamora.

El destripador junto a Drácula y a Stephen King

1888 El año de Jack se ha situado en el top 100 de los libros más vendidos en versión eBook en Amazon ocupando una posición cercana a grandes obras como la de Drácula de Bram Stoker o varias obras de Stephen King, sin querer compararme a ellos, nada más lejos de la...