Un refugio de la Guerra Civil, al descubierto

Miquel Alzamora
12 de noviembre de 2021

Noviembre de 2021. Hoy en Ultima Hora vemos una imagen impactante de la entrada a un refugio antiaéreo de la Guerra Civil ubicado en la zona de es Jonquet. https://www.ultimahora.es/noticias/palma/2021/11/12/1318029/aparecen-restos-refugio-antiaereo-solar-mar-terra-jonquet.html .Sigue habiendo muchos lugares por descubrir y redescubrir en nuestra Isla relacionados con este tipo de instalaciones, ahora históricas y que en su día estuvieron destinadas a salvar vidas.

En Artà existe uno de estos refugios en lo que es el sotano de la que fue la casa de mis abuelos y que se mantiene bien conservado casi como homenaje a todos los vecinos que ahí se refugiaron cuando las sirenas predecían la llegada de aviones con sus bombas en el estómago y dispuestas a caer en un lugar indeterminado.

Mis abuelos, Antonia y Joan, fueron dos grandes personas y cuando la guerra mostraba su cara más dura y sangrienta, decidieron que el sótano, anteriormente utilizado para el almacenaje de utensilios del campo, carros y mulas, fuera reconvertido en un refugio antiaéreo. Pero lejos de ser solo el lugar en el que mi familia se refugiaba, mi abuelo y mi abuela lo abrieron a todos los vecinos, por lo que tuvieron que adecentarlo todavía más y ampliar el espacio para dar cabida a todos los que quisieran protegerse de los ataques aéreos con los condicionantes de peligro real de muerte que ello conllevaba.

Se reforzaron los muros y las paredes y se encontró espacio suficiente para que un centenar de personas pudieran esconderse, abrazarse, juntar las manos y rezar para que las sirena dejaran de sonar y los aviones emprendieran la marcha. Se accedía a través de una trampilla oculta en lo en ese momento era algo parecido a un cuarto de baño de la época.

Durante ese periodo de tiempo cayeron bombas muy cerca de ese refugio y me llenar de orgullo pensar que ese lugar pudo ayudar a salvar vidas. Mis abuelos, que apenas tenían nada, abrieron el espacio más profundo de su casa para que todos los vecinos pudieran sentirse seguros sin pedir nunca nada a cambio. Estoy orgulloso de ellos y como homenaje a su labor y amor a los demás, mantenemos ese lugar tal y como ellos nos los dejaron.

Miquel Alzamora. 

Falta compromiso

Una noche me echaron de un estadio porque cerraban el campo tras un partido del Mallorca, pero todavía me faltaban textos por mandar al periódico y el portátil necesitaba corriente eléctrica urgente así que me metí en el primer bar que encontré. Resulta que era un...

El abuelo de Heidi

Todavía hay seres humanos en el mundo que me preguntan si hay gol de oro en las prórrogas. Son de admirar. Son mis ídolos. Les envidio porque van por la vida con la ilusión de que existe el gol de oro, que era una de las pocas cosas modernas que me gustaban del fútbol...